viernes, 7 de marzo de 2014

Y ENCIMA DE APALEADOS, PONEMOS LA CAMA (I)

Llevo unos días dándole vueltas a este nuevo post. La idea me surgió mientras cruzaba mensajes con un simpático troll que me "he hechado" en Twitter. Y la inspiración final con las conversaciones con un grupo de compañeros comprometidos del que me siento orgulloso de formar parte.

Me preguntaba este Troll que qué ideas teníamos sobre qué podían hacer los colegios para ayudar en la situación actual. La verdad es que se me ocurrían mil cosas, pero no era el lugar, ni la persona con quién debatirlas. Aunque el tema principalmente se derivó a la legalidad o no del registro, y lo que se considera ejerciente o no ejerciente, alguna que otra cosilla se dijo sobre lo poco que se hace por defender unos honorarios mínimamente dignos.

Y sobre esto es sobre lo que os voy a hablar. No sobre los honorarios dignos, sino sobre lo que bajo de mi punta de vista, pueden hacer los colegios para dignificar algo nuestro trabajo, y que seguro, se reflejaran en los emolumentos que recibimos. A veces el camino mas directo es dando un rodeo.

No son unos ejemplos elegidos al azar. He querido poner estos tres (que presentaré en 3 post sucesivos) para que sirva de denuncia a unas practicas que nos dañan. Me imagino (aunque sea mucho imaginar) que nuestros responsables las conocen. Si no es así, les ruego que tomen nota

El Timo del Embargado

Este problema me lo hizo ver un compañero a principios de semana. La verdad es que algo había escuchado, pero no sabía que era tan generalizado.


El problema comienza, como los buenos timos, con una buena noticia. Un buen día recibes una carta o una llamada diciendote que te han adjudicado una tasación contradictoria para una Oficina Recaudadora de la Junta de Andalucía (no se si en otras comunidades funciona igual, pero me imagino que si).


El susodicho, aunque sea para sus adentros, exclama un ¡ole! que se escucha en la tan de moda Sebastopol. ¡Por fin un encargo en condiciones! Para el que no lo sepa son encargos relativamente bien pagados, en los que se puede dar un presupuesto digno, sin que te llegue un descerebrado ofreciendo el servicio por una cuarta parte.

Lo normal es llamar a la Oficina Recaudadora, para que te comenten de que va el trabajo. Te solicitan que los visites, para darte la documentación correspondiente. Por la ley de Murphy, la tasación adjudicada estará en la otra punta de la provincia, por lo que te tocan hacer 100 km para recoger una documentación que perfectamente te podrían mandar por mail, pero en fin, este encargo lo merece.

Y es aquí donde empieza el calvario. En el momento que recoges la documentación te informan que debes hacer un presupuesto, y presentar una "factura pro-forma" que te piden sellada por el colegio. Mala cosa, porque el colegio solo sellas si registras o visas. O sea, que tienes, como mínimo, que registrar el encargo en ese momento. Cuando todavía no sabes si te van a aceptar el presupuesto o no. Pero piensas, bueno, yo no soy carero, y no me voy a pasar, lo aceptaran seguro.

Lo normal es que ya que estas allí, y vas a perder la mañana igualmente, te llegues a intentar ver el inmueble, y así te ahorras otra visita. No lo tienes aún adjudicado, pero piensas lo mismo que con el registro.

Pues te vas a tu despacho, y haces el presupuesto. Lo pasas por el colegio, pagando religiosamente (depende de la provincia entre 18 y 40 €), y lo envías. Guardas el levantamiento (si lo has hecho), y esperas la respuesta de la Oficina Recaudadora.

Y esperas, y esperas, y esperas, y cuando llevas dos meses esperando, y ya estas deseperado, llamas a ver que pasa. La respuesta normal que te suelen dar es que el particular no ha ingresado aún su parte, y que por tanto, el trabajo está de momento en suspenso. Hay que decir que estas tasaciones se pagan, a pachas, entre el contribuyente y la administración.

Al parecer, nuestra profesión no es única en la que pululan profesionales con pocos escrúpulos. Según nos han comentado responsables de estas Oficinas Recaudadoras, se ha convertido en práctica habítual  que alcanza a mas del 60% de las solicitadas, el que los abogados recomienden a sus clientes que van a ser embargados, la petición de estas tasaciones contradictorias con la única intención de paralizar el proceso durante unos meses o incluso años.

Así pues, para que a un "buen señor" no le embarguen su casa, su nave, un local o cualquier otro tipo de inmueble, recurren a esta artimaña. Y diréis, bueno, solo está usando las armas que le permite la ley. Hecha la ley hecha la trampa. Y si, pero es que esta trampa implica que ese técnico tenga que realizar un o varios desplazamientos, gestiones y registro de documentación que en el mejor de los casos puede suponer al profesional un gastos 30€, pero en el peor de mas de 150€.



4 comentarios:

  1. El Colegio debería cobrar cuando el colegiado haya cobrado.

    ResponderEliminar
  2. En Asturias hasta que no lo cobras no se hace nada. Se pide provisión de honorarios y hasta que no lo ingresan quieto parao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Andalucía es igual. Lo que pretendo denunciar es que antes de que eso se produzca, por las exigencias de uno (la Junta de Andalucía) y la intransigencia de otros (los colegios), al profesional se le hace hacer un gasto, para un trabajo, que en la mayoría de la veces, no se va a llevar a cabo, pues el contribuyente lo único que busca es alargar el procedimiento. Somos las victimas de un abuso de la ley, y nos cuesta el dinero.

      Eliminar
  3. Yo realizo este trabajo, cuando me toca, para la Junta de Andalucía en dos provincias en las que estoy colegiado, y debo decir que mi experiencia, no es tan nefasta a pesar de que la Junta es de todo menos eficiente o rápida. En mi caso, no he pasado tanto calvario. Me llaman al ser designado para la pericial, acepto el cargo con la recogida de documentación y tengo que llevar la factura proforma. A continuación tras confirmarme el ingreso de mis honorarios en una cuenta del banco de España, realizo la tasación, la entrego y al poco tiempo me abonan los emolumentos devengados por mi trabajo. Pero no me han pedido nunca que antes de nada lleve hoja de encargo del colegio ni nada parecido. la última tasación la hice hace cinco meses y todo fué tal y como lo he contado.

    ResponderEliminar