jueves, 20 de agosto de 2015

ITES DE MENTIRA, DERRUMBES DE VERDAD

Esta segunda quincena de Agosto nos hemos encontrado con un nuevo derrumbe en Madrid de un edificio que, sorprendentemente para algunos, había pasado la ITE recientemente.


Y digo sorprendentemente porque esto no es mas que la crónica anunciada (por suerte esta vez sin muerte) desde hace ya años, por muchos de los que ahora nos vemos al extremo del dedo acusador de una sociedad que no quiere ver lo que es obvio.




Y aviso ya, para que coste, lo de este derrumbe, ni va a ser el primero, ni por desgracia, el último. En prensa ya vemos el ataque feróz que se está haciendo a los técnicos que firmaron estas ITEs, con parte de razón. Pero para emitir un juicio antes hay que analizar y escuchar a las partes, no sea que se crucifique al que solo es un mero cómplice.

Empecemos por el principio. La ITE nace para solucionar graves problemas que empiezan a aparecer por el envejecimiento del parque edificatorio. En algunas ciudades se producen derrumbes de edificios antiguos, y con esta herramienta se pretende dar solución al deterioro inicial. La idea es hacer algo parecido a lo que se hacía ya con la ITV de los vehículos. La idea parece muy buena, y en principio funciona. Estamos hablando de finales de los 90 y principios de siglo. La crisis aún no ha llegado.

Algunas de esas primeras Ordenanzas ITE eran realmente exigentes. Son pocos los profesionales que se dedican a la ITE, y por lo general, son gente muy especializada. Los precios rondan los 400 o 500 € para una vivienda unifamiliar, y en el entorno de los 1.500/2.000 € para un bloque de unas 20 viviendas. Las primeras "oleadas" de inspecciones afectan a pocos edificios, los mas antiguos, y generalmente se cumplen en un alto porcentaje.

El problema viene en cuanto el grueso del parque de edificios tiene que pasar la ITE. Hay comienza a verse el interés por la ITE de nuestros dirigentes. Primero empiezan las patadas al calendario. Queda muy mal multar a la gente con las elecciones a la vista. Algunas de las ordenanzas mas exigentes se reforman, para no hacerlas tan exigentes, y por tanto, que el informe fuese mas barato.

En medio de todo esto está la liberalización de precios. Es curioso que no se atienda al servicio público que se presta. Algunas ciudades, como Cádiz, lo intentaron mantener, y fue inmediatamente desmontado en este afán liberalizador mal entendido. A ver quien se atreve con lo taxis.

Luego llega la crisis, y claro, el balón al que antes se le dio la patada, de buenas a primera nos cae encima. Por suerte, la liberalización de la que hemos hablado les vino a muchos de perlas. El problema ya era menor. Había unos "pagafantas" que por un "carro del Mercadona" estaban dispuestos a meter la mano en el fuego para sacarles la patata caliente que ellos (los políticos) habían creado con su buen hacer.

Y a rio revuelto, ganancia de pescadores. El mercado de la ITEs (como el de los CEE) se convirtió en un cachondeo. Las ITEs de la unifamiliares pasaron a 200, luego a 100, y hasta se han visto precios por debajo de los 50. La de los bloque igual. Hoy se hacen bloque como el de Tetuán por 100 €.

Para mas Inri, estamos en el país de los pícaros. Llegaron los cliente listillos -"Mira tu me haces la ITE por 100 € y me la pones positiva, porque sino se la encargo a ese otro, que está mas tieso que tu". Esto proliferó sobre todo en barrios humildes y de bloques para alquilar. En los barrios mas pudientes proliferaron las empresas que regalaban las ITEs, pero claro, el peaje era "colar" obras  que no se necesitaban, o que se hinchaban.

Muchos de los que hoy nos sentimos molestos nos hemos dejado la garganta avisando de lo que pasaba. hemos denunciado anuncios en los que se solicitaba técnicos para "pasar la ite positiva por 100 € (abstenganse si no va aser positiva)". Hemos denunciado la práctica de las ITEs con Google Maps. Hemos avisado, pero nadie nos ha querido escuchar, porque oírnos si que nos han oído.

Los colegios también tiene aquí su parte de culpa. Cierto es que algunos lo han intentado, y la respuesta ha sido una amenaza de sanción por las autoridades de competencia (si como lo oyen). Peo también es cierto que se han enfrascado en guerras fratricidas con los compañeros de la profesión de enfrente (arquitectos contra aparejadores), en vez de resolver los problemas comunes que nos atañen.

Y ahora, a rio revuelto ... lo próximo que vamos a ver va a ser a algún ayuntamiento tanteando la posibilidad de licitar el servicio de inspeccione. Entraran empresas tipo Tasadoras, que contrataran por cuatro duros a los mismos técnico de las ITE a 100 (los otros, los serios, ya nos salimos del mercado hace tiempo). La ITE es una magnifica puerta al gran mercado de la rehabilitación, y hay quién no va a perder la oportunidad de meter mano ... los tiburones ya olieron la sangre ... la pena es que la sangre viene de los bocados que nos hemos dado entre nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario