jueves, 10 de septiembre de 2015

LOS HONORARIOS DE LOS TÉCNICOS EN ESPAÑA SON LA LECHE

No, también vivo en España. Y no, no soy ni familia de Frank Gehry ni de ningún político destacado, ni vivo en una realidad paralela.

Como casi todos los que me leéis, vivo de mi trabajo, de los Honorarios por Proyectos, Direcciones de Obras y algún Informe Pericial. Soy uno de los pocos afortunados de mi sector y mi profesión, que aunque a muy duras penas, aún puedo comer haciendo aquello para lo que estudié. Lo que no se es por cuanto tiempo.



Cuando digo que los honorarios de los técnicos son la leche, me refiero literalmente a eso, a que son la leche, a que son como la leche, que ahora está abriendo los telediarios. La presión del, mal llamado, mercado, nos ha llevado a una situación en la que, no solo ya no es que no saquemos un salario digno, sino que en determinados servicios, perdemos dinero si queremos "competir" en ese mercado.




La situación de los Profesionales de los Servicios Técnicos de la Edificación es compleja. Somos pequeños empresarios, que tenemos que mirar por nuestra rentabilidad como explotación, por nuestro modelo de negocio, y a la vez, como grandes profesionales, mirar por la calidad de nuestro producto, máxime teniendo en cuenta el producto con el que trabajamos, los edificios, y lo que suele haber dentro de estos, personas. En nuestras manos pueden estar inversiones, calidad de vida, o incluso, la propia vida de lo ocupantes de los edificios. Con eso no se juega.

Volviendo al hilo con la leche. El problema de la leche en este país parece ser que no es otro que el generado por las grandes superficies, que han empezado a casi regalar el producto, vendiendolo incluso a perdidas, con tal de atraer al cliente. La leche ha perdido su valor real, y cuando acostumbras al cliente a un precio bajo es complicado salir de esa espiral. El mercado ha arrastrado a todo el sector a una posición que se hace insostenible (de la que se están aprovechando mas que nadie los que provocaron el problema). Ha llegado a un límite en el que producir un litro de leche para el ganadero supone perder una media de 5 céntimos en el mejor de los casos. Nadie trabaja para perder dinero y ahora mismo está en juego miles de explotaciones ganaderas y muchísimos puestos de trabajo.

Os suena. Entiendo que conforme habéis leído habréis trasladado el problema a nuestro sector. Aquí mas que haber, esas grandes superficie, quizás las hemos sustituido por la necesidad creada por la crisis (tampoco descartaría a las grandes constructoras, pero eso es otro cantar). Lo mas triste es que nos lo estamos haciendo solitos. Cada 2 o 3 meses nos desayunamos con una oferta de Groupon o similares con los CEE a 10 € menos que la anterior. Y no solo los CEE, también pasa con las ITEs (y estos es mas serio), y en menor medida con las Licencias de Apertura y los Proyectos. No se si la gente que lo hace realmente le encuentra rentabilidad, que lo dudo. Y si lo hacen, lo que si dudo es que lo hagan con profesionalidad. El verdadero problema es que cuando terminen con sus agresivas ofertas habrán dejado el mercado mas devaluado, y no solo eso, sino también nuestro trabajo (el del conjunto de profesionales).

Me duele decirlo, pero hay muchos compañeros que en su afán por creerse grandes empresarios se convierten en pequeños profesionales. Su profesionalidad desaparece, para poder tirar con su mal llamado negocio, y lo de ser empresarios ... bueno ... despertar de un sueño dándose contra un muro tiene lo que tiene.

Y el problema, en el fondo, no son los mercados en sí. El problema es cuando los mercados tienen grandes desigualdades. En la leche, con los oligopolios (pocos demandantes). En los técnicos con el exceso de oferta. Está claro que si no se produce un control, el perjudicado siempre es el mismo, y no me refiero a los productores, no, me refiero a los consumidores. En el tema de la leche empieza a haber voces que alertan contra prácticas "extrañas" que incluyen leche en polvo en la ecuación,  Y en nuestro caso, en fin, las consecuencias empiezan a ser patentes con problemas como las ITE.

Se impone la necesidad de un control de algún tipo como solución. O bien el establecimiento de unas tarifas mínimas que aseguren un mínimo de dedicación, y por tanto de calidad (en el caso de la leche se habla de unos precios mínimos que garanticen los costes de producción). O si se opta por continuar con esta mal llamada "libertad de honorarios", por una vuelta al control que suponía el Visado Profesional (eso sí, con un cambio de concepto total del mismo).

Termino con una llamada de auxilio a nuestras instituciones, a los Colegios Profesionales. La soledad que los Profesionales sufrimos en esta tormenta perfecta es desalentadora. Pedimos, mas bien necesitamos, que alguien levante la voz porque el agua nos llega ya tan alto que ni eso podemos permitirnos.





4 comentarios:

  1. Anónimo12/9/15 9:09

    Lo de grupon tiene trampa, luego te añaden 20 euros mas iva por el registro y el periodo de validez son 6 meses. Claro a los propietarios que van a vender el piso todo eso les vale porque ya se desprenden de ese bien y para ellos es una tasa mas. Yo entiendo su perspectiva tambíen.

    ResponderEliminar
  2. De todas formas la bajas tarifas necesariamente significan baja calidad del trabajo.
    No se dan duros a cuatro pesetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero los que encargan proyectos, que son clientes finales, no entienden de calidad. Solo de que si tu o yo les cobramos al final 10€ mas o menos. Y mi última experiencia: una legalización de conversión de local comercial a vivienda, les pasé un presupuesto, y al final después de igualárselo con lo de otro, no lo va a hacer con ninguno. No la importa que la denuncien, porque la sale al mismo precio.

      Eliminar
  3. Nunca se deberían de haber liberalizado las tarifas de los servicios técnicos en general. Yo como delineante, he sufrido y estoy sufriendo las consecuencias de la llegada de otros profesionales internacionales (y que conste que no soy racista) que tiran los precios por los suelos como os pasa a vosotros los arquitectos y aparejadores, e ingenieros. Y con todos los respetos a todos los colegios de cada profesional y/o de licenciaturas técnicas, no han sabido defender nuestros intereses como españoles que nos hemos dejado en los centros de estudios nuestros dineros de nuestros padres para formarnos. Precios libres?, sí pero con un sentido, lo que vale 200 € no se puede ofertar por 20€ es una tomadura de pelo. A todos nos cuesta lo mismo la luz, el teléfono, la comunidad de propietarios, y la comida... etc.

    ResponderEliminar